¿Sociedad o freelance? Cuál es mejor opción para tu empresa

Con el auge de las nuevas tecnologías e internet, son muchos los profesionales que desean mejorar el branding de su empresa.

El impacto de un negocio radica en muchos factores como el nombre, la publicidad, etc. ¿pero qué ocurre con la identidad fiscal? ¿es lo mismo una sociedad que un freelance de cara a la imagen que reciben los clientes?

Por supuesto que no.

En “Ventadesociedades.eu” llevan más de ocho años asesorando a profesionales a la hora de constituir nuevas empresas y conocen bastante del tema, es por ello que al hacerles la pregunta acerca de qué tienes más autoridad, si freelance o sociedad, tienen clara la respuesta.

“Sociedad, por supuesto.” – Nos comenta Andrés Vélez, especialista en el sector. – “Muchos pequeños profesionales creen que crear una sociedad es un proceso tedioso y de alto coste. Sin embargo, hoy día con la venta de sociedades urgentes puedes tener una empresa funcionando en una hora, y por un coste bastante reducido”.

trabajo de freelanceExisten distintos sectores en los que el hecho de contar con una SL en puesto de autónomos, brinda más seguridad. Tal es el caso del área de las finanzas, en la que muchos bancos todavía ven una medida de riesgo, proporcionar un préstamo a una persona jurídica frente a la sociedad. Y es que, en el caso de las deudas, el número de profesionales independientes que no pueden hacer frente a los pagos es bastante superior al de las empresas constituidas como sociedades.

No obstante, por parte de proveedores también ocurre algo similar. Cualquier empresa de tamaño mayor no busca trabajar con freelances, al considerar al profesional independiente en desventaja en relación al volumen de trabajo que puede asumir, frente a una sociedad en la que hay una estructura empresarial más definida.

Otra de las ventajas es el potencial económico que estás dispuesto a conseguir a través de tu empresa. Los profesionales independientes se encuentran sujetos a mayores impuestos en caso de ganancias elevadas, mientras que las sociedades disponen de más proyección al presentar otro tipo de régimen económico.

Por último, otro factor de peso es el nombre o naming. En el caso del profesional freelance, es obligatorio que todas las facturas se hagan a su nombre y por ende, no haya posibilidad de desarrollar un nombre comercial o marca, mientras que en el caso de las sociedades, la creatividad está servida.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *